La Educación es un servicio y testimonio de vida cristiana y franciscana.

En la Iglesia católica en la educación existen ante todo algunos principios generales, válidos para todos. Estos principios son dos:

1.- El primero se llama derecho universal a la educación: «Todos los hombres, de cualquier raza, condición y edad, en cuanto participantes de la dignidad de la persona, tienen el derecho inalienable de una educación, que responda al propio fin» El desarrollo humano y espiritual. Encontramos aquí dos términos que tendrán un gran desarrollo filosófico e incluso político en las décadas posteriores: el derecho de la persona y su dignidad.

2.- El segundo principio es expresado en el mismo párrafo: «Mas la verdadera educación se propone la formación de la persona humana en orden a su fin último y al bien de las varias sociedades, de las que el hombre es miembro y de cuyas responsabilidades deberá tomar parte una vez llegado a la madurez».

La Declaración promueve una educación integral de la persona humana. Ese es un aspecto clave de su filosofía: «Hay que ayudar, pues, a los niños y a los adolescentes, teniendo en cuenta el progreso de la psicología, de la pedagogía y de la didáctica, para desarrollar armónicamente sus condiciones físicas, morales e intelectuales, a fin de que adquieran gradualmente un sentido más perfecto de la responsabilidad en la cultura ordenada y activa de la propia vida y en la búsqueda de la verdadera libertad» recordar con fuerza y derecho de conocer a Dios y de amarlo es un «derecho sagrado» de la persona humana y que, por lo tanto, la autoridad pública está invitada a velar para que ese derecho sea respetado en todas partes. La sociedad misma tiene interés en ello: la educación propiamente cristiana consiste en retomar los valores naturales e integrarlos en la perspectiva del hombre redimido por Cristo. Contribuye por lo tanto a la edificación del bien de toda la sociedad.

La educación es por lo tanto una actividad eminentemente humanizante. Procura despertar en cada persona sus virtualidades, su capacidad para conocerse, para hacerse cargo de sí mismo, para construirse de la manera más armoniosa, a pesar de los defectos de carácter y de las heridas de la existencia, para convertirse en un ser de libertad, responsable de sus actos y de su devenir. En fin, la educación pretende asegurar el paso de la virtualidad a la virtud.

San Francisco sigue siendo la imagen presente y configurante en la sistematización filosófica-teológica de los maestros franciscanos. Una cierta experiencia personal y comunitaria está en la base del Franciscanismo; aquí la teoría y el sistema son el resultado de una vivencia y de una praxis condicionante del pensamiento. La relación entre Francisco y el desarrollo sistemático del pensamiento franciscano -entre la “experiencia-vida- y la “expresión-teoría”-, se da en forma circular (círculo hermenéutico): la experiencia fundamenta y condiciona la expresión, y a la vez, el edificio intelectual ilumina y conforma la experiencia”.

Francisco de Asís sin ser un ilustrado académico, ni un pedagogo de escuela, con su vida y comportamiento origina toda una manera de actuar, de ver y de pensar, hoy diría una escuela pedagógica a favor del otro, promoviendo su maduración y la solidez de la persona, respetando muy conscientemente la obra que Dios lleva en y con cada hombre, con la máxima reverencia inherente a cada persona con su propia historia, con sus gracias y actitudes, con sus errores y desaciertos, con sus sueños e ilusiones, eso es cada hombre en relación fraterna y cósmica. En último término, una visión antropológica franciscana.

La Provincia franciscana de los XXII Apóstoles del Perú, en sus Instituciones Educativas, es un espacio donde nos encontramos a diario inmersos en una interrelación: alumnos-docentes, docentes-directivos, padres de familia-docentes. Este espacio debe ser orientado hacia la formación de los estudiantes, razón, centro y finalidad prioritaria en la escuela. La animación de la Pastoral Educativa dentro de PEI Franciscano, está llamada a encarnar la centralidad del Evangelio, con una presencia nueva de diálogo, inclusión y envío misionero. La APE, está fundada en una nueva forma de mirar la vida y a las personas que reclaman una presencia acogedora, esperanzadora y fraterna.

En nuestra Institución Educativa San Francisco de Asís de Tacna, somos conscientes de que Jesucristo es el verdadero Maestro a seguir en toda su existencia terrenal y ahora en la perfección, es decir el cielo, por eso nuestra forma de educar es el fin supremo de toda persona humana y cristiana para llegar a la perfección.

Por eso ahora en el presente año 2020 ponemos a disposición nuestra plataforma para la educación de sus hijos estimados padres de familia y para los docentes para que tengan herramientas adecuadas para interactuar con sus alumnos y seguir liderando, elevando, nuestra calidad de la educación, centrada en el evangelio de nuestro Señor Jesucristo.

Fr. Abraham E. Carhuapoma Guerrero OFM.

DIRECTOR

Carousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel image

Videoconferencias - Aulas Virtuales - Trabajo Colaborativo